Archivos para 8 octubre, 2011

Cosmovisión Cristiana

Publicado: 8 octubre, 2011 en Cosmovisión Cristiana

Toda persona y todo grupo humano buscan explicar cuál es el sentido de la existencia, la naturaleza del mundo que lo rodea y cómo puede llegar a conocer la verdad. Las religiones, la filosofía e incluso las ideologías políticas han tratado de dar respuestas a estas interrogantes, confrontándolos con su experiencia y razonamiento. La consistencia que tengan estas respuestas no pueden ser contradictorias, porque se autodestruirían. Si es así, todo intento de comprender la realidad estará destinado al fracaso y en algunos casos, con riesgo para la propia vida.  Por eso, cada persona o grupo humano tiene ideas que influyen en todos los campos de la vida, expresando así su visión del mundo. En otras palabras, una cosmovisión.

¿QUÉ ES UNA COSMOVISIÓN?

Una cosmovisión se define como el conjunto de ideas que nos explican las características de nuestro mundo. Estas ideas estructuran un marco interpretativo para quienes las siguen, elaborando a partir de ellas doctrinas intelectuales y éticas. Es decir, las cosmovisiones entregan los parámetros por los cuales un grupo humano puede interpretar su realidad, respondiendo las preguntas que dan sentido a la existencia. Para comprender las cosmovisiones, es importante señalar que éstas tienen aspectos comunes que les dan coherencia y una base para entregar respuestas satisfactorias para vivir:

  • Algo debe existir: Esto es fundamental  para comprender la existencia propia. Al plantearse ésta más allá de lo observable, comienzan las preguntas sobre la trascendencia y la posibilidad de que algo o alguien haya dado origen a todo lo que existe.
  • Postulados absolutos: Todas las ideas que son parte de una cosmovisión son absolutas. Si éstas no tienen suficiente consistencia, entonces se cae en el relativismo
  • Nunca dos respuestas pueden  ser ambas correctas: En este caso, cuando expresamos la forma en que entendemos el mundo y por mucha tolerancia que esté en boga, siempre una de dos afirmaciones tendrá que ser errónea. Si ambas respuestas son correctas a la vez, entonces la cosmovisión está en riesgo de no entregar respuestas satisfactorias para quien se adhiere a ella.
  • Todos creen en algo: Todas las personas creen en algo y lo practican. Si se niega este razonamiento básico, se cae en el absurdo y no tendría sentido adherirse a tal o cual cosmovisión.

Cuando se comparan las cosmovisiones, es necesario poder conocer estos cuatro componentes, porque éstos están presentes en todas ellas.

PREGUNTAS QUE FORMULAN LAS COSMOVISIONES

Junto a los componentes que señalamos anteriormente, las cosmovisiones tienen preguntas que  se relacionan  con la ontología (el estudio del ser y su fin último), la epistemología (cómo llegamos a saber la verdad) y la ética (cómo debemos vivir), y revelan la visión de mundo que tiene una persona o una sociedad. Como respondan a ellas, será su manera de explicar la realidad:

  • ¿Cuál es la realidad primaria (o real)?
  • ¿Venimos de algo, alguien o de la nada?
  • ¿Cuál es la naturaleza de nuestro mundo?
  • ¿Cómo explicamos la naturaleza del ser humano?
  • ¿Qué ocurre después de morir?
  • ¿Cómo podemos estar seguros de saber la verdad?
  • ¿Cómo distinguimos el bien y el mal?
  • ¿Cuál es el significado de la existencia humana?

A través de la historia, cosmovisiones como el deísmo, el nihilismo, el naturalismo, el existencialismo, el panteísmo oriental, el postmodernismo, la Nueva Era y el teísmo cristiano han respondido estas preguntas. Ahora veremos cuáles son las respuestas que entrega el teísmo cristiano a estas interrogantes.

EL TEÍSMO CRISTIANO

El teísmo (del griego théos = dios) se define como la creencia en una deidad personal,  creadora y trascendente que gobierna su creación e interviene en ella. El teísmo cristiano postula que existe un Dios personal que ha creado el universo y que en su soberanía gobierna a través de Su Providencia. Sobre esta base, las respuestas que entrega el teísmo cristiano son las siguientes:

  • ¿Cuál es la realidad primaria (o real)?: Dios es esta realidad, que explica todo lo que existe. Este Dios personal, trascendente y todopoderoso es quien ha determinado nuestra realidad.
  • ¿Venimos de algo, alguien o de la nada?: Venimos del acto creador de Dios, quien por el poder de Su palabra ha creado el universo de la nada.
  • ¿Cuál es la naturaleza de nuestro mundo?: La naturaleza de nuestro mundo es temporal, al tener su comienzo en la creación divina. Dios actúa en nuestro mundo a través de las leyes naturales, que pueden ser conocidas por el ser humano. Pero Dios interviene en este mundo según sus propósitos.
  • ¿Cómo explicamos la naturaleza del ser humano?: El ser humano fue creado por Dios a su imagen y semejanza para tener una relación con Él, pero al caer en pecado esta relación se rompe, afectando su naturaleza que se vuelve pecaminosa. La obra de Jesucristo restablece la relación de Dios con todos los que creen en su muerte y resurrección.
  • ¿Qué ocurre después de morir?: La muerte es el paso a la vida con Dios (vida eterna) o a la separación sin Él (muerte eterna).
  • ¿Cómo podemos estar seguros de saber la verdad?: Nuestra fuente de conocimiento es trascendente. Lo que conocemos es porque Dios lo ha revelado por medio de la creación, los principios eternos en nuestra conciencia y también por Su Palabra, la revelación máxima.
  • ¿Cómo distinguimos el bien y el mal?: La norma absoluta para distinguirlos  es el carácter santo de Dios, que se ha revelado en su Ley.
  • ¿Cuál es el significado de la historia humana?: La historia humana sirve al cumplimiento del plan de Dios para su propia gloria. Él ha intervenido y guiado la historia humana de forma lineal: el Alfa y el Omega, el principio y el fin.

EN CONCLUSIÓN

Es importante que los cristianos tengamos claras las respuestas a las preguntas  que dan sentido a nuestra creencia, para poder dar razón de nuestra fe sin caer en contradicciones que puedan afectar nuestro testimonio y la predicación del Evangelio.  Pero también es necesario conocer cómo otras cosmovisiones responden a estas inquietudes para entender la manera de pensar de quienes están a nuestro alrededor para argumentar desde la Biblia a cada objeción que ellos tengan. Por último, debemos tener cuidado al comparar nuestra cosmovisión con las otras, para no ser engañados por ellas. Fundamentemos nuestro conocimiento en Dios y recordemos la advertencia de Pablo a los creyentes de Colosas: Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo (Colosenses 2:8).