Evangelismo

Publicado: 10 octubre, 2011 en Evangelismo

La predicación fiel de la Palabra de Dios es un tema que atañe a toda la Iglesia. No es solamente responsabilidad de los líderes eclesiásticos, sino también de todo creyente. Debemos cumplir con esta tarea que se nos ha encomendado, según las palabras del apóstol Pablo a los hermanos de Corinto:

«Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada». (1ª Corintios 9:16 y 17). 

Entonces, ¿qué es el evangelismo?. Es la forma en la cuál predicamos el Evangelio obedeciendo la comisión ordenada por nuestro Señor Jesucristo en Mateo 28:19:

 «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;…» 

A menudo, se cree que el evangelismo debe ser una actividad principalmente enfocada a los incrédulos, pero la Biblia atestigua que también, dentro de la propia Iglesia, es necesario predicarlo por la creciente ignorancia escritural del pueblo de Dios, la entrada de ideas humanistas que han afectado la sana doctrina y para confrontar la vida de los creyentes. La carta de Pablo a los Gálatas o las advertencias de Pedro, Juan y Judas a los santos son ejemplos que nos muestran que frente a todas estas corrientes y estilos de vida que nos llevan al error, la predicación evangelística nos exhorta a perseverar en lo que hemos aprendido.

En esta sección, tendremos dos estudios en que trataremos el tema del Evangelismo: Por un lado, veremos las técnicas centradas en el hombre, en el apartado titulado Evangelismo Moderno. Como contraparte, mostraremos el método que la Escritura nos enseña para anunciar a Cristo, en el estudio titulado Evangelismo Bíblico. Es importante que confrontemos nuestras técnicas evangelísticas con lo que la Biblia nos manifiesta, para honrar a Dios en nuestra predicación y no dar cabida a los engaños de los esfuerzos humanos que nos alejan de la verdadera forma de evangelizar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s