Archivos para 3 noviembre, 2011

El Evangelio (Tercera Parte)

Publicado: 3 noviembre, 2011 en Evangelio

LA OBRA DE CRISTO

Cuando explicamos la definición del Evangelio, dijimos que era el plan de salvación eterna de Dios realizado en la persona y obra de Su Hijo, Jesucristo. Esto es el centro del mensaje evangélico:

CRISTO MURIÓ POR LOS PECADOS EN LA CRUZ, PARA SATISFACER LA JUSTA IRA DE DIOS, SUFRIENDO EN NUESTRO LUGAR, RESUCITANDO AL TERCER DÍA, VENCIENDO A LA MUERTE, PARA QUE TODO AQUEL QUE CREA EN ÉL, TENGA VIDA ETERNA.

Ahora, vamos a explicar lo que significó la obra de Cristo en la cruz:

Dios, siendo SANTO y JUSTO, debe CASTIGAR el pecado. Por eso, exige que el pecador pague eternamente  por ofender Su santidad. Ningún ser humano es considerado justo por Dios (Romanos 3:10 al 12). Entonces, la perfecta obra de Cristo satisface la ira de Dios y a la vez, muestra su misericordia con los pecadores:

1- Dios imputó sobre Jesús los pecados pasados, presentes y futuros  de todos aquellos que creen en Él, haciéndolo pecado por nosotros (2ª Corintios 5:21).

2- Cristo fue nuestro sustituto, muriendo en nuestro lugar, para que Dios derramara su ira sobre Él. Es decir, Dios castigó a su propio Hijo, mostrando a la vez su justicia y su misericordia. Isaías, el profeta, nos dice que Él fue herido por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados (Isaías 53:5)

3- Cristo fue nuestra propiciación, es decir, el sacrificio que calmó la justa ira de Dios (Romanos 3:25).  Al morir en la cruz, Cristo exclamó «consumado es», quedando la deuda que teníamos en nuestra contra, totalmente pagada (Colosenses 2:13-14).

Entonces, el sacrificio de Cristo reconcilia a Dios con el hombre , haciendo la paz mediante su  sangre derramada en la cruz (Colosenses 1:20) y también, libera a todo aquel que cree, del pecado y la condenación eterna.

¿Cómo pudo Jesús hacer ésto? Lo hizo, porque Él es DIOS:

  • A los judíos que discutían con Él, les dice YO SOY (Juan 8:58), que es el nombre con que Dios se presentó a Moisés Éxodo 3:14).
  • A los creyentes de Colosas, Pablo les dice que en Cristo habita corporalmente la plenitud de la Deidad (Colosenses 2:9).
  • Pablo lo declara cuando le escribe a Tito sobre la manifestación gloriosa de «nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo» (Tito 2:13).

Pero Jesús también es HOMBRE:

  • Él estuvo cansado (Juan 4:6).
  • Él tuvo hambre (Mateo 4:2).
  • Él fue tentado
  • Por eso, el autor de Hebreos dice: «Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado» (Hebreos 4:15). Y aquí está lo importantes: Jesús NO TUVO PECADO, por eso su muerte en la cruz fue expiatoria, es decir, borró nuestra culpa con su sacrificio por el pecado.

Jesús, la segunda persona de la Trinidad se encarnó y siendo verdadero Dios y verdadero hombre, vino a:

  • Revelar a Dios ante los hombres: «El que me ha visto a mí, ha visto al Padre» (Juan 14:9).
  • Hacer la voluntad de Dios y así, glorificarlo: «Yo te he glorificado en la tierra, he acabado la obra que me diste que hiciese» (Juan 17:4).
  • Salvar a su pueblo de sus pecados: Mateo, en su Evangelio, muestra que los nombres del niño nacido en Belén explican su venida: Emanuel (Dios con nosotros) y Jesús (Dios salva) (Mateo 1:21 y 23).
  • Destruir las obras del diablo (Juan 12:31 y Hebreos 2:14).
  • Ser ejemplo a todos los que creen en Él: «Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas» (1ª Pedro 2:21).

Pero hay otra razón importante: El hombre finito sufre la ira de Dios por sus pecados, pagándolos por un tiempo sin fin. Jesús, en cambio, siendo Dios infinito, sufrió la ira del Padre por un tiempo limitado, cuando estuvo en la cruz. Es decir, Jesucristo hizo el pago infinito por el pecado, de una vez y para siempre (Hebreos 10:12).

La resurrección de Cristo es otra parte esencial del Evangelio y también es muy importante porque:

  • Evidencia que Dios es verdadero.
  • Muestra el poder de Dios sobre la muerte, levantando a Cristo de entre los muertos.
  • Es un testimonio para la resurrección de los seres humanos. Sólo el cristianismo se funda en esta esperanza.
  • La vida eterna resucitada comienza cuando creemos en Cristo. Como dice Pablo, que nueva vida tenemos en Cristo
  • Cuando el Señor vuelva, quienes han creído y ahora están muertos, serán resucitados y serán transformados aun cuerpo de gloria y quienes estén vivos en ese gran día, también lo serán.

Esta es la obra perfecta que Jesús hizo. Este es el plan eterno de salvación que predicamos, pero ¿en qué consiste esta salvación tan grande y cómo  podemos recibirla?. Lo veremos en la cuarta parte del Evangelio.