El Evangelio (Cuarta Parte)

Publicado: 4 noviembre, 2011 en Evangelio

LA SALVACIÓN ES POR GRACIA

Hemos señalado anteriormente que la obra de Cristo trae salvación para todos aquellos que creen en Él. Todos, al preguntar a qué vino el Hijo de Dios, correctamente responden que lo hizo para salvarnos. Pero, ¿qué es la salvación?. Veamos lo que dice el apóstol Pablo:

«…y por medio de él (Cristo) reconciliar todas las cosas, así como las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la pz mediante la sangre de su cruz» (Colosenses 1:20).

Este versículo nos presenta un aspecto de la salvación: La reconciliación de todas las cosas en Cristo. Pero también es Cristo:

«en quién tenemos redención por su sangre, el perdón de los pecados, según las riquezas de su gracia» (Efesios 1:7).

En este otro versículo aparece otro aspecto de la salvación: La liberación y el perdón de los pecados. Pero también hay dos palabras muy importantes:

  • Redención: ¿Qué es redimir?. En la Antigüedad, los esclavos y cautivos eran liberados mediante el pago de un rescate, que tenía un precio. Este rescate era cancelado por quién liberaba a estas personas. Eso era la redención. Todos los seres humanos son esclavos del pecado, pero Cristo, con su sangre en la cruz pagó por nuestro rescate. En otras palabras, nos redime, liberándonos del pecado y sus consecuencias.
  • Gracia: ¿Merecemos nosotros esta salvación tan grande?. La respuesta rotunda es NO. Nada de lo que hagamos humanamente nos hace dignos de ser salvados. Sólo nos corresponde la condenación eterna. Pero la Biblia nos enseña que la salvación es por gracia. La gracia es el acto misericordioso de Dios de salvar a los pecadores que ponen su fe en Cristo. Esta gracia es un favor que no merecemos: Pablo dice que por gracia el pecador que ha puesto su fe en Cristo es salvo y esto, es un don de Dios (Efesios 2:4,5 y 8); y Jonás, el profeta que estuvo tres días en el vientre del gran pez escribió: La salvación es de Jehová (Jonás 2:9).

Dios ha dado su dádiva de vida eterna, que es Jesús, la cual nos salva del pecado y de su consecuencia: LA MUERTE ETERNA (Romanos 6:23). Ahora, te preguntarás: ¿Cómo puedo recibir esta salvación?

¡ARREPENTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO!

La Biblia muestra que para recibir la salvación, debemos arrepentirnos y creer en el Evangelio (Marcos 1:15).  Vamos a explicar en qué consiste esto:

  • El Arrepentimiento: Mucha gente cree que arrepentirse es sentir remordimiento por los pecados, hacer votos voluntarios para no hacer el mal o un desahogo emoconal por la culpa. Eso no es lo que enseña la Biblia. ¿Qué es, entonces, el arrepentimiento?. Es un cambio de actitud y cambio de vida. Literalmente, la palabra arrepentimiento quiere decir cambio de mente. Siendo así,  ¿cuándo el arrepentimiento es verdadero? Cuando sentimos tristeza por el pecado, lo que nos lleva a pedir perdón por ofender al Dios santo, quien nos perdona y borra nuestros pecados cuando se los confesamos y dejamos nuestra vida pecaminosa para seguir a Jesús. Este es el arrepentimiento salvador  que hacemos cuando recibimos a Cristo.
  • La Fe: La salvación es por la fe en Jesús, algo que la Biblia deja muy claro. Es sólo por medio de Él que podemos llegar al Padre, según sus propias palabras: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre sino por Mí» (Juan 14:6). La fe en Cristo nos da vida, pero esta fe no es simplemente un conocimiento intelectual, una esperanza insegura ni se basa en milagros o señales. La fe salvadora es CREER (CONFIAR) en que la obra de Cristo es suficiente para la salvación, recibiéndole como SALVADOR y SEÑOR  de nuestra vida.  Esta fe nos lleva a una relación personal con Jesús, que nos da la seguridad que Él murió por nuestros pecados (Jesús es Salvador) y que produce sumisión a Él, mandando en nuestra vida para hacer Su Voluntad (Jesús es Señor).

Resumiendo lo que hemos explicado en esta parte, señalemos que la Biblia enseña que la salvación es por la gracia misericordiosa de Dios y la recibimos cuando nos arrepentimos de nuestros pecados y confiamos en Cristo como  Salvador y Señor de nuestra vida. En la quinta parte del Evangelio, veremos lo que ocurre cuando una persona ha recibido a Jesús.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s