La Doctrina de la Predestinación

Publicado: 12 octubre, 2011 en Predestinación

La predestinación es una doctrina que ha generado fuertes controversias teológicas durante siglos. Si bien es cierto que está presente en la Biblia, ha sido muy poco comprendida y por tanto, rechazada o reinterpretada bajo razonamientos humanistas que hagan más fácil su aceptación. Esto incide en que sea muy poco estudiada o predicada en gran parte de las congregaciones. Sin embargo, esta doctrina es una de las verdades más evidentes de la Escritura, relacionada con la Soberanía de Dios y el papel de la voluntad humana. En este estudio, explicaremos en qué consiste la predestinación y destacaremos aspectos importantes para dar una visión global sobre este tema.

EL SIGNIFICADO DE PREDESTINACIÓN

El término predestinación es traducción del vocablo griego prooridzo, el cual quiere decir destinado o planificado de antemano. Como tal, esta palabra no aparece en la Biblia, pero sí la encontramos aplicada en Romanos 8:29:

‘Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos a imagen de su Hijo…’

 Desde el punto de vista escritural, la predestinación es parte de los decretos de Dios, por el cual, soberanamente ha ordenado el destino eterno de los seres humanos, según Su voluntad y Su consejo. En este caso, tenemos la elección y la reprobación, que tendremos oportunidad de ver en otros estudios.

AUTOR Y PROPÓSITO DE LA PREDESTINACIÓN

La Biblia nos muestra que la Trinidad participa en ella, pero particularmente, a Dios Padre como su autor, lo cual vemos en 2ª de Timoteo 1:9:

‘…quien nos salvó y nos llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos’.

 ¿Cuál es el propósito de la predestinación? El principal propósito es la gloria de Dios, revelándola a toda la humanidad  para ser reconocida y en especial, a los escogidos para salvación, a fin de ser alabanza de ella (Efesios 1:12), siendo Cristo la revelación de la gloria de Dios (2ª de Corintios 4:6).

¿QUIÉNES SON PARTE DE LA PREDESTINACIÓN?

El acto soberano de la predestinación divina incluye a los seres humanos y los ángeles, seres racionales creados por Dios. En relación a los seres humanos, vemos que son parte del escogimiento soberano de Dios, en el cual Él ha decidido salvar a unos y rechazar a otros. Con los ángeles ocurre lo mismo: En 1ª de Timoteo 5:21, el apóstol Pablo nos habla de ángeles escogidos, pero la Escritura también nos presenta a los ángeles que ‘no guardaron su dignidad’ en Judas 6. En ambos casos, nuestro Creador ha escogido, soberanamente, dar su gracia a unos y no darla a los otros.

¿POR QUÉ ES RECHAZADA ESTA DOCTRINA?

Como señalábamos en la introducción, esta doctrina ha sido rechazada o reinterpretada, debido que presenta a Dios de una forma que no encaja con la imagen que de Él tienen las personas. Pero siempre es mejor dejar que la propia Palabra de Dios sea la que refute las objeciones a esta doctrina. Entre éstas tenemos:

  1. Si hay predestinación, entonces los elegidos, hagan lo que hagan, siempre serán salvos. Respondemos que no hay base bíblica para tal conclusión. La perseverancia de los escogidos está enseñada en la Escritura: Pedro en su segunda epístola nos insta a hacer firme nuestra vocación y elección para no caer en pecado, no de nuestro estado de salvación (2ª de Pedro 1:10).
  2. Dios eligió de antemano sabiendo quién iba a creer en Él. Aunque trataremos este tema de forma particular, señalemos que esta gracia preventiva o presciencia, interpretada de forma antiescritural, busca consagrar la voluntad humana como tomando parte en la salvación, lo que a fin de cuentas, es un mérito humano. La Biblia nos declara que esta elección está hecha por el puro afecto de la voluntad de Dios (Efesios 1:5) y que no es conforme a ninguna obra nuestra (2ª Timoteo 1:9).
  3. Presenta a Dios como alguien injusto. Esto es temerario. Nosotros, criaturas perdidas y que no somos merecedoras de la gracia divina, no podemos pensar tal cosa de nuestro Dios. Acomodamos la justicia o misericordia de Dios según nuestros propios cánones humanos. Pero Pablo hace esta pregunta cuando escribe a los Romanos sobre la elección de Israel: ‘¿Qué, pues, diremos?, ¿Que hay injusticia en Dios?’ y su respuesta es categórica: ‘en ninguna manera’ (Romanos 9:14).
  4. Si hay predestinacion, ¿para qué predicar el Evangelio?. El Señor Jesucristo nos manda a predicar el Evangelio a toda criatura, pero para algunos, los que se pierden  será locura y para otros, los que se salvan, es poder de Dios (1ª de Corintios 1:18). La doctrina de la predestinación nos ayuda a comprender que la conversión de almas no es por nuestra destreza, sino que descansa en el poder de Dios.  Como señala Pablo en Romanos 1:16, el Evangelio es poder de Dios para salvación. Recordemos que mediante la predicación, llegarán todos los que Dios ha escogido, en el tiempo que Él ha designado en Su plan y como ejemplo, tenemos Hechos 13:48, donde Pablo y Bernabé predicaban en Antioquía de Pisidia, creyendo todos los que estaban ordenados para vida eterna.
  5. Esta doctrina hace a Dios cruel, pues Dios es amor. La reprobación de los hombres tiene como base la soberanía de Dios, manifestándose su justicia, en la cual Él les condena por su pecado. No podemos relegar la justicia del Creador por una imagen distorsionada y manipulada. Recordemos que Él no tendrá por inocente a quienes con injusticia detienen la verdad (Romanos 1:18).
  6. Se muestra a Dios haciendo ‘acepción de personas’. Quienes están de acuerdo con la expiación ilimitada, argumentan que Dios al escoger a algunos, estaría siendo parcial y uno de los versículos que se utilizan para desestimar la predestinación es Hechos 10:34, cuando muestra a Pedro señalando que Dios no hace acepción de personas. Pero el contexto del pasaje nos muestra que este versículo se refiere a que la predicación del Evangelio es tanto para los judíos como los gentiles.

CONCLUSIÓN

La doctrina de la predestinación es una verdad que hiere el orgullo humano, por cuanto hace recaer en Dios tanto la elección como la reprobación. Todo sistema doctrinal que añada o de al ser humano parte en la decisión de su destino eterno, busca exaltar la capacidad del género humano para ser merecedor de la gracia divina, impregnando de antropocentrismo nuestro cristianismo actual, donde todo es para el hombre, olvidando que el propósito más importante es la manifestación de la gloria del Creador. Por eso, esta doctrina nos lleva a reconocer la Soberanía de Dios en la creación, donde invariablemente se cumplirá Su voluntad, siendo el destino eterno de los seres humanos una parte de Su plan dentro de todo el orden que ha decretado para Su propia revelación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s